Semanario Digital - La Rioja, Miercoles 19 de Noviembre de 2008
Año 2 - Edición 139
Mario Paoletti regresa a la novela con Hotel Fénix

“El tema del apocalipsis, y en especial del ´day after` me atrajo desde niño”

En diálogo con DataRioja desde España el escritor Mario Paoletti cuenta por qué eligió un tema apocalíptico para su nueva novela y recurre a las nuevas tecnologías de la comunicación para innovar en temas de imagen y relato.

Esta novela corta y cautivante del ex fundador del diario el Independiente Mario Paolettti quien reside desde hace casi 30 años en España es un relato de anticipación, lleno de contenidos simbólicos que permite diversas lecturas. Apuesta a una historia de seres, todos muy diferentes, que intentan sobrevivir en un mundo diezmado por El Virus.

DataRioja: ¿Cómo surgió tu último libro “Hotel Fénix” y por qué eligió ese tema?
-Mario Paoletti (MP): El tema del apocalipsis, y en especial el del "day after" (lo que sucede después) me atrajo desde niño, en el cine y en la literatura. Y como fui creciendo y luego madurando en un país que siente cierta afición por los apocalipsis, esa atracción se fue consolidando. La guinda la puso la cárcel, que es en sí misma un ensayo general del apocalipsis en estado puro, y que me dio la idea de trabajar el tema en una novela (porque también podría haber sido un poema o un cuento).

El proyecto se fue retrasando porque sentí que tenían prioridad otros argumentos y porque luego se atravesó la poesía, que es una novia muy exigente. "Hotel Fénix" (que al principio se llamó "Lóbulos") comencé a escribirlo hace cuatro años, en forma intermitente, dejando a veces pasar períodos de hasta un año y medio en blanco. Pero en la gestión del libro hay otros aportes: uno es de mi amigo Hugo Ditaranto, que siempre quiso escribir la historia de un falansterio al que emigraran diez o doce parejas, con sus hijos, de gente "civilizada y progresista" que renunciase a seguir viviendo en un mundo reglado por la codicia y la insolidaridad. De ahí tomé la idea del falansterio. Ditaranto llegó, incluso, a la conclusión de que ese falansterio debía estar situado en el Uruguay, y durante un tiempo jugó con la idea de llevarlo a la práctica. Pero al fin comprendió que las islas no son ninguna solución, sino un nuevo problema.

DR: ¿Cuatro años de escritura? ¿No lo complicó retomarlo?
-MP: Sí, es un fenómeno extraño. No importa que en la vida del autor ocurran pesares y alegrías: cuando regresas al texto interrumpido vuelves a estar en el mismo punto psicológico que lo habías dejado. Verdi (disculpando la comparación) escribió una de sus óperas a lo largo de un período en el que se le murieron la mujer y dos hijos. La creación artística es un mundo paralelo al mundo real.

DR: ¿No cree que desde la llegada del año 2000 hay en el imaginario colectivo una idea de que el mundo se puede acabar en cualquier momento?
-MP: Puede ser. Pero tampoco hay que olvidar que, en la realidad, el mundo personal puede acabarse en cualquier momento. A eso le llamamos Muerte. Y si no hay garantías sobre la duración de nuestro mundo individual ¿cómo va a haberlas sobre el Mundo en general?

DR: ¿Cree que el mundo puede llegar a su fin en cualquier momento?
-MP: No sé, soy un ignorante total en esos temas. Los expertos dicen que estamos tratando mal al mundo, pero que todavía puede aguantar algunos millones de años más. Siempre, claro, que algún loco no apriete el botoncito. Pero aún así, el mundo sobreviviría. Escoñado, pero sobreviviría.

DR: Me intriga por qué incluyó fotos al final del libro, referidas a los personajes de la novela y a ciertas situaciones. ¿Son de personas que conoce?
-MP: Las fotos son una complicidad con el lector. Todo lector es un director de cine que va filmando en su cabeza la historia que está leyendo en el libro: le pone rostro, voz y olor a los personajes, imagina los paisajes. Pensé entonces que quizás al lector le podría gustar saber cómo imaginaba el autor a los personajes (que es algo que siempre me pasa cuando leo un libro). Y entonces busqué en Internet fotos de gente (gente común, de esa que suele colgar sus imágenes en Google) y seleccioné aquellas que, en mi opinión, representaban más fielmente a los personajes y las situaciones. Hasta donde yo sé, es la primera vez que se hace. Pero seguramente hay alguien que ya lo hizo antes. Y tampoco tiene mucha importancia.

DR: Respecto a las fotos y a los personajes no puedo dejar de relacionar a uno de ellos con usted. La foto es como que confirmó mis sospechas. ¿Qué relación tiene El Viejo con Mario Paoletti?
-MP: La que el lector quiera. La foto, por cierto, no es mía, y a mí nunca me ha pasado las cosas que le pasaron a El Viejo. Pero, por otra parte...

DR: La historia de "Hotel Fénix" tiene, más allá de la desolación en la que viven sus personajes, una mirada optimista, de que no todo está perdido, como que la humanidad tiene alguna chance de voltear el timón y empezar de nuevo. Dado como viene el mundo hoy y todas las amenazas que nos acechan de manera permanente ¿Tenemos chance realmente de modificar la realidad a los que nos toca vivir en el presente?
-MP: Sartre decía que todo nos condiciona pero nada nos determina. O sea: que a pesar de todo somos libres. Los obstáculos pueden ser enormes, y lo son, pero si hay decisión y convicción los obstáculos pueden removerse. La historia del hombre, precisamente, es la crónica de la remoción de esos obstáculos. Pero primero hay que tener claros cuáles son los obstáculos que se deben remover, después hay que saber si uno está dispuesto verdaderamente a removerlos (porque peor que no hacer nada es hacer las cosas por la mitad) y, por fin, formar el grupo que se va a encargar de la tarea. No es fácil.

DR: ¿Está escribiendo algo nuevo?
-MP: Con mi mujer estamos poniendo fin a un libro sobre Borges que todavía no tiene título (quizás se llame "Borges al natural") con el que empezamos a trabajar hace diez años. Será muy divertido. Por ejemplo, hemos reunido todas sus anécdotas, ¡unas 180! En febrero tendría que estar listo. Si el mundo no se acaba antes, claro.

Al momento de leer Hotel Fénix no pude dejar de asociarlo al libro Ensayo para la ceguera del escritor portugués José Saramago que recientemente fue estrenada en cine y donde plantea la posibilidad de que una enfermedad deje ciego al mundo. La incertidumbre sobre el futuro es un tema latente en los escritores latinoamericanos y la visión de Paoletti genera una identificación inmediata con el público y logra trascender cualquier tiempo y lugar convirtiendo esa posible futura historia en tal vez nuestra propia historia. El Virus que solo dejó algunos sobrevivientes muestra lo mejor y lo peor del ser humano. En este momento en La Rioja solo hay un ejemplar de Hotel Fénix en la biblioteca Mariano Moreno.

Paoletti también escribió, entre otros, la memorable Triología Argentina y Vasco busca Vasco, este último obtuvo el Premio Nacional Francisco Ayala. También se enfocó en la poesía y el ensayo con Arltianas, Borges Verbal, Poemas con Ortega y Autorretratos.

Texto: Paulina Carreño



Comentarios

26/11/2008 - carlos mamonde Notita para don Augusto: No conocía us nombre de pila y he pensado Sr Lacasa que sería Augusto Marcelo. Suena estupendamente bien. Es muy eufónico. Le escribo para comentarle que usted me preocupa; su salud me preocupa, en realidad. No se puede vivir con dosis tan tóxicas de envidia en sangre.¿Se ha hecho ya un dosaje?. Mire, no envidie a Paoletti. Ya sé que él escribe muy bien y a usted le gusta...pero es un gran esfuerzo. Ya sabe que esto de escribir es igual a talento más grandes cantidades de esfuerzo. En ese sentido la obra de Paoleti es un camino a seguir. Por eso, su nueva novela es muy buena.Si quiere además envidiarme un poco (uno más): me voy a poner frívolo (ya sabe que soy incurablemente frívolo) y le cuento que en marzo me van a publicar un nuevo libro de poemas, traducidos al sueco, en tierra tan extraña como Estocolmo. Pero parece que no son envidiosos, porque lo van a pagar ellos. En cuanto a que La Rioja sea una novela sin novelista, le diré que no es una idea original de Paoletti (¿sabe usted quién dijo eso?). Sí ha habido buenos narradores en La Rioja; así que no se preocupe. Lea algún cuento de Gatica (padre) o de Ricardo M.Luna, verbigracia; o de Angel M.Vargas (aunque era rosarino).La idea es que es una tierra mágica que da mucho más material novelable aún y demanda más y mejores novelistas en cada momento de su historia.Ahora bien, si usted se autoproclama \"regionalista\", no le veo mucho recorrido, porque ese estilo \"ya fue\". Lo siento.Pero no debe ser pesimista y \"dedicarse a otra cosa\", como dice. Tiene que arriesgarse aprendiendo estilos más complejos y actuales. Si quiere ,lo puedo orientar. Sin ánimo de lucro, claro. Suyo. Un saludo cordial. Carlos 20/11/2008 - MARCELO LACASA AH... ME OLVIDÉ LO MÁS IMPORTANTE: MI DIRECCIÓN DE E-MAIL ES augustolacasa@hotmail.com 20/11/2008 - MARCELO LACASA Me alegro por Paoletti. Que haya retomado la escritura es auspicioso. La última vez que estuvo en La Rioja dijo que estaba jubilado de la literatura, pero nadie se jubila del arte y esto lo confirma. Lo que me gustaría saber, ya que no todavía no he tenido posibilidad de leer Hotel Fénix es si esta novela viene a cumplir con esa asignatura pendiente que Paoletti le adjudica a La Rioja y a los riojanos en cuanto a que esta provincia, esta ciudad es una novela sin novelista. Por lo que se desprende de la entrevista de Paulina, tengo la impresión de que Mario no pensó ni por asomo en la ciudad que lo cobijó hasta mediados de los setenta, y es una pena ya que (sin entrar en consideraciones estéticas) los que intentamos la aventura de la ficción ubicando historias, personajes, paisajes de esta ciudad somos considerados \"regionalistas\", apenas un eufemismo por \"dedicate a otra cosa\". Si Paoletti tiene la posibilidad de leer este comentario, me gustaría que me mande su dirección de mail así le envío un trabajo inédito de mi autoría y luego de leerlo me comente si al menos acá en La Rioja estamos en camino de dejar de ser la tan mentada novela sin novelista. Desde luego, como sé que Paoletti es una persona muy ocupada, sería importante que no sólo me mande su mail sino que me diga si tiene interés en que yo le mande mi trabajo. Atte.
Ingresar Comentario

Fotoreportaje

Con la escuela de Charly, pero al revés.

Insólitas

¿Donde estaciono? ¿Cualquiera tiene un cartel como éste? ¿Donde está la señalización de Emicar?

Diseño y hosting: Luis Vilte